Translate

domingo, 5 de marzo de 2017

Empatía

La empatía es la capacidad de ponernos en la situación de otro y sentir como propia la situación por la que está pasando.
Esta gran virtud hay que aprender a manejarla, o las situaciones externas nos desbordarán y agotarán.
Un empático tiene el chakra cardiaco y el plexo solar muy abiertos. Esto se traduce en que son personas bondadosas, con gran compasión y muy dotadas para relacionarse con todo tipo de personas.
Captan todo tipo de energías y son muy sensibles a ellas, no sólo las de otras personas, también del ambiente, espacios cerrados, casas...incluso movimientos cósmicos que repercuten en nuestra vida.
Al establecer relación con alguien que lo está pasando mal y llora, por ejemplo, su aura se expande para "dar energía" a esa persona, con lo que la otra persona se siente comprendida ( siente en el otro la misma energía que la suya) y abre su corazón al intercambio de energía, liberando emociones.
Este proceso lo hacemos de manera inconsciente y rara vez nos percatamosde él, hasta que las emociones nos superan y a veces no encontramos o no entendemos la causa que nos la está generando. Ejemplo, rechazo a ciertos lugares, llorar ante situaciones que nos son externas o por personas con las que no teníamos relación...
Un empático en un entierro llorará por su pena y por toda la "energía pena y de dolor" que se esté generando en ese lugar. A través de sus lágrimas libera todo ese dolor contenido.
Pero una vez se aleja del foco, debe aprender a desconectar de esa energía, pues de lo contrario se irá sintiendo consumido y cuando pase por varias situaciones, no será dueño de sus emociones, sino una esponja que todo lo absorbe, pudiendo llegar a saturarse e incluso a enfermarse.
Para ello, tomaremos conciencia de nuestra energía, de nuestro campo energético o aura y visualizaremos su extensión y bordes. Comprobaremos si está extendida o no.
Primero, replegaremos nuestra aura hasta 1,5 m de nuestro cuerpo. Incidiremos luz entrando por el chakra corona y visualizaremos como aumenta el resplandor.
Nos fijamos ahora en los bordes de este campo y pedimos la intervención de la llama morada o rayo morado de San Germain. Seguidamente visualizaremos como los bordes de nuestra aura comienzan a ponerse morados y se crea un segundo campo morado alrededor de nuestra aura. Este campo "limpia" todo karma, con lo que nos va a liberar de cualquier energía externa a la nuestra, ayudándonos a recuperar nuestra energía y a ser plenamente conscientes de ella.
Si te cuesta visualizar el rayo morado, puedes usar alguno de los cristales que resuenan con él y disponerlos alrededor de tu cuerpo formando un círculo. Puedes usar: amatista, sugilita, charoita, purpurita y tanzanita.
Ser empático nos hace sentir en el cuerpo físico,  la Unidad. Nos recuerda constantemente que todos somos uno y que cuando uno sufre, todos sufrimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario