Translate

viernes, 24 de febrero de 2017

Liberar nuestro cuerpo de las energías externas

Durante todo el día, es inevitable que entremos en contacto con cuanto y cuantos nos rodean.

Eso nos lleva a veces, a vernos o sentirnos impregnados por energías externas. Si estas son energías densas: nerviosismo, envidias, tensiones, disputas, cotilleos,..podemos vernos afectadas por ellas y notar como nuestra energía se resiente.

Cuando llegues a casa, disponte a tomar una ducha relajante. Visualiza como el agua "limpia" todo tu cuerpo, no sólo el cuerpo físico, sino también los cuerpos sutiles. Siente como tu energía se va recuperando y liberando de todo lo que no le pertenece.

Ponte ropa limpia y siéntate en posición meditativa. Coge una selenita y pásala por tu aura como si la estuvieras peinando y finalmente sostenla a la altura del segundo chakra para liberar todas las emociones.

Es momento de dejar ir todos los pensamientos y vivencias que has tenido durante el día. Obsérvalas. Toma conciencia de la maestría que encierran y de la enseñanza que tenían para ti. Posiciónate como un observador externo, no entres en juicios ni en valoraciones, así podrás observar la situación y aprender de ella. Si hay algún pensamiento que te altera, envíalo a la Tierra por el cordón que te une a ella. Agradece que Ella transmute esta energía por ti.

Finalmente, cuando termines el ejercicio y te sientas calmado, es decir, te vuelvas a sentir muy Tú y a gusto en tu piel, siéntete agradecido por la experiencia y por como te ayuda a crecer y a evolucionar.

Namasté




2 comentarios:

  1. Es cierto, muchos días tengo la sensación de llevar una carga que no es mía. Haré la limpieza. Como siempre, seguro que funciona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cleopatra, espero que te ayude. Comentamos cuando quieras

      Eliminar