Translate

miércoles, 4 de enero de 2017

Aprovechar tu fuerza interior para obtener tus metas

Gran tema el de hoy y justo a primeros de año, cuando nos proponemos una lista interminable de objetivos o algunos que no son muy realistas, no?

Pero vamos a aprovechar nuestra fuerza interior para saber enfocarnos en lo que queremos conseguir, pues todos no funcionamos igual. De ahí que no nos valgan las mismas cosas aun cuando intentamos hacer lo mismo que nuestro amigo, compañero...

Os acordareis que vimos lo que eran los sistemas cristalinos y como cada uno de nosotros, resuena con un sistema prioritariamente y con otro u otros de manera secundario.

Hoy se trata de que identifiques tu sistema cristalino primario para que luego, con la ayuda del cristal de igual sistema, te enfoques en lo que quieres conseguir.

Así que elige el cristal que mas llame tu atención y lee más sobre él a continuación



Cúbico- Para este tipo de personas, es muy importante mantener los temas en perspectiva y que las dificultades sean vividas como retos a superar. Si quieres hacer algún cambio en tu vida, rétate a conseguirlo, nadie mejor que tú para perseguir aquello que quieres. Potencia tu fuerza interior, tu motivación hacia la meta que te has propuesto.

Hexagonal- Tu forma de vida tiene que ser progresiva como así tus metas, hitos y objetivos. Para ti no se trata de llegar a la meta, sino que la vida misma es una sucesión de metas consecutivas. Plantea tus objetivos de manera consecutiva y natural, te será muy fácil adaptarte a ello y te motivará para continuar con tu plan de vida.

Trigonal- Te encanta darte a los demás, hablar, escuchar, prestar ayuda...observa si tus objetivos están en consonancia con lo que de verdad te motiva. Tu afán de servicio a los demás te llevará a objetivos en ese sentido, esto te aportará tranquilidad y aplomo en tus decisiones.

Tetragonal- Aunque pueda parecerte duro, para ti es necesario que aprendas a vivir bajo tu propia verdad. Atrévete a dejar las fachadas, el complacer a todos, el someterte a su juicio...replantéate tus metas según tu propia naturaleza y verás como las consigues sin ningún problema. Tu puedes con eso y con mas!!

Rómbico- Te has planteado unos objetivos, pero, son realmente los tuyos? o te dejas arrastrar por la inercia de la mayoría o de lo que está de moda?. Medita sobre ello. Piensa en lo que a tí te gusta, por muy raro o difícil que sea, tu puedes conseguirlo siempre que seas fiel a ti mismo y a tu motivación interior.

Monoclínico- Antes de ponerte metas, observa tu realidad, la situación que vives y recupera la autoestima en ti. No hay nada que no puedas conseguir, eres único!!! Así que piensa en que quieres conseguir o cambiar y mantente fijo en ello, pues los dos sabemos que si pierdes el interés en el tema, el objetivo se quedará en la cuneta. Fíjate un plan que te mantenga constante, que te lo recuerde, prográmate hitos, pequeños logros intermedios...algo que te mantenga centrado en lo que quieres conseguir.

Triclínico- Para ti, en el momento en el que comprendas que las casualidades no existen y que todo obedece a un plan mayor, habrás comenzado la gran aventura de vivir. Todo te mantendrá en vilo, motivado y para ti todo será excitante y maravilloso. Céntrate en aquello que quieres conseguir y observa todo lo que acontece a tu alrededor, pues son mensajes para ti. Tu fuerza interior te llevará a tu objetivo.

Amorfo- Necesitas una motivación constante, pero sin acomodarte o perderás la frescura, tu chispa. Te encanta adaptarte al ambiente, cambiar, variar...eso te convierte en un experto camaleón para cualquier situación. Conecta con tu interior para dejar que esa fuerza fluya en ti.

Como veis, cada cristal tiene su manera de actuar y de enfocar el tema. Si quieres cambiar tu forma de actuar, elige la piedra que resuene con el sistema cristalino que quieres experimentar. Esta forma de elegir requiere estar muy concentrado en ella, o que resuene con su segunda o tercera elección cristalina, sino es complicado mantenerse enfocado en algo que va en contra de nuestra naturaleza, aunque es fantástico para corregir vicios. Por ejemplo, si quiero modificar un patrón demasiado rígido, podría intentar un sistema más variable como el monoclínico, triclínico o amorfo y para intentar vivir con más fluidez, un sistema hexagonal para aprender a simplificar nuestra forma de vida.

Experimentar por vosotros mismos y observar como os afectan cada una de los sistemas. El próximo reto cristalino tratará sobre esta influencia. Únete al grupo de facebook RETO CRISTALINO y comparte tus impresiones y vivencias sobre el tema.



No hay comentarios:

Publicar un comentario