Translate

domingo, 30 de octubre de 2016

Cuando nos identificamos con la enfermedad

Hasta ahora, cuando había escuchado que hay personas que se identifican con la enfermedad y que prefieren vivir con ella a dejarla marcha, siempre había pensado en personas con alguna enfermedad como tal. Y si a cualquiera le preguntas si quiere vivir sin enfermedad, te mirará con cara de "pero que cosas más tontas preguntas" porque la respuesta es obvia.

Pero esta expresión, "identificarnos con la enfermedad", no se refiere sólo a estar malo o tener una dolencia, sino a cualquier tema que tengamos pendiente superar.

Observa por unos minutos si hay algo que llevas tiempo cambiar en ti, algo con lo que llevas mucho tiempo trabajando, a lo que le has dedicado mucho tiempo de terapia, tratamientos, meditaciones...

Es muy posible que te hayas acostumbrado a tu "enfermedad". A vivir con ella y para ella. Alimentándola con la energía que le dedicas cada día a que desaparezca. Curiosamente, cuanto más esfuerzos gastamos en negar una cosa, más nos encadenamos a ella. La mente no entiende órdenes en negativo y si yo me paso el día diciendo que No quiero..., No soporto...., en realidad le estoy mandado órdenes de justo lo contrario.

Cuando tomas conciencia de esto, es posible que te encuentres frente a tu tema y te digas: y si dejo esto, qué pasará? cómo será mi vida sin esto que me ata?...Para cualquiera que no esté en tu situación, lo verá obvio: vivir sin enfermedad!!, invierte tu energía en nuevos proyectos, en crear, en probar cosas nuevas...sintiendo tu cuerpo ligero, sano, armonioso, flexible...capaz de hacer todo aquello que te propongas...

Pero el que lo vive...se lo plantea. Quiere hacerlo, puede visualizarse siendo libre, pero se ha acostumbrado tanto a esta situación, que se ha acomodado a una situación que no le es ventajosa y le da miedo la incertidumbre y el cambio aun cuando sea obvio que supondrá una mejora.

Pues hoy os digo y me digo, que se puede. Puedes hacer todo lo que te propongas hacer y que el aventurarte a libertarte de las ataduras que te impusiste, te dará un grado de libertad y felicidad que ni imaginabas. Atrévete a ir por ello!! deja de darle vueltas a lo mismo y decídete a hacer cosas diferentes!! 

Tú no eres tu enfermedad. De hecho, ni deberías relacionarla contigo. Tú no eres LA enfermedad. Tú eres un Ser libre que puede ser y hacer lo que quiera y le haga feliz.

Mírate al espejo, mírate a los ojos y encuentra la fortaleza en ti. Atrévete a soñar y a vivir tu vida de otra manera que te haga feliz y llevarla a cabo. Tienes todas las opciones del mundo para materializarlo!!

Y qué cristal nos puede ayudar en este tema? Uno que llamaremos el cristal de la voluntad.

Dispón todos tus cristales frente a ti, cierra los ojos y pasa la mano por encima hasta que decidas uno. Este es el cristal que elige tu cuerpo físico para su sanación. Llévalo siempre contigo y tócalo siempre que te sientas flojear frente al cambio.

Los cambios no son malos. Los cambios nos permiten evolucionar, aprender y mejorar.

Lánzate hacia tu propia transformación!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario