Translate

viernes, 4 de marzo de 2016

Reto cristalino: amor propio

Hay tantas palabras para expresar este nuevo reto: aumentar la confianza en uno mismo, devolvernos la alegría de vivir, conectar con nuestro niño interior, querernos, amarnos, aceptarnos...
Todos estos temas tienen que ver con el chakra cardiaco y con el chakra timo y con que se encuentren abiertos, sincronizados y equilibrados.
Como comentamos, el chakra corazón o cardiaco hace de unión entre los chakras inferiores y los superiores y es la puerta a sentir y conectar con otros planos y otras dimensiones.
En nuestro camino por trabajar la apertura de corazón hasta altas cotas, nos encontramos con el tema del amor propio y la propia aceptación. La gran mayoría, siempre está haciendo cosas por los demás, priorizando el bienestar y la alegría de los demás a la suya propia, esperando una muestra de cariño y atención como la que ellos manifiestan a los demás, queriendo agradar a todos sin reparar en lo que ellos necesitan...
Os propongo empezar a trabajar el chakra corazón desde dos vertientes. Una, liberarnos de patrones que tenemos que cumplir, obligaciones que creemos que son insalvables, todo aquello que nos angustia, que nos da miedo, que nos aleja de lo que realmente somos. La segunda, trabajar el bienestar personal, aumentar la confianza y el amor propio, sentirnos bien con nosotros mismos.
Por supuesto para ayudarnos tenemos a nuestros amigos los cristales. Ellos se prestan a ayudarnos ahí donde lo necesitamos y enseñándonos a amar con el corazón abierto.


En esta ocasión, vas a elegir dos cristales, uno de la parte 1 y otro de la parte 2. Como veréis, hay una gran variedad de cristales y se ajustan perfectamente a todos los tipos de formas de ser, pues casi todas las formas cristalinas están representadas. También sus componentes químicos tienen mucho que decir, pues han sido seleccionados para trabajar sobre todo en el cuerpo mental y emocional.
Si tienes la opción de llevar colgados los dos cristales a la altura del timo, sería perfecto. También, puedes llevarlos en la ropa si no te abultan mucho o pegarlas con esparadrapo al cuerpo, pero esta opción es algo más molesta por los adhesivos.



En cualquier caso, siempre comenzamos igual: limpieza, programación y activación de nuestros cristales. Tenemos que sentir y conectar con cada uno de ellos. Recuerdas que tienes los post de cómo hacerlo etiquetados con: preparación del cristal
Durante la primera semana, nos vamos a acercar más al cristal de la parte 1.
Para ello, lo llevaremos durante todo el día en contacto con nuestra piel, preferiblemente cerca del corazón o del timo.
Cada día, justo antes de acostarnos, cogeremos el cristal de la parte 2, y lo colocaremos 20 minutos en el chakra cardiaco. Pasado ese tiempo lo dejaremos en la mesilla de noche.
Ya sabéis por los anteriores trabajos, que durante los primeros 3 días es cuando el cuerpo comienza a hacerse con esa nueva vibración y podemos empezar a sentir sus efectos. Será muy importante el llevar un cuaderno de trabajo sobre nuestro estado de ánimo y las situaciones externas que se nos presenten, pues así como se nos presente en el exterior, es como está nuestro interior.


Vamos a abrir nuestros corazones.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario