Translate

lunes, 20 de julio de 2015

Ágata de fuego: liberar ira y activar protección

Vamos a conocer un poco más el ágata de fuego.

Este cristal tiene fundamentalmente dos funciones, una, liberarnos de la ira almacenada o protegernos de la ira de los demás y segunda, como escudo protector que devuelve al emisor, aquello que lanza contra nosotros para que sea consciente de lo que está lanzando.

En primer lugar vamos a realizar un ejercicio para liberarnos de la ira propia. Las emociones no expresadas y reprimidas cargan el hígado, que se encarga de depurar esas emociones para poder ser procesadas más tarde. Cuando las reprimimos o las tenemos acumuladas durante mucho tiempo (pueden ser incluso desde otras vidas), el hígado etéricamente hablando, va quedando como negro, carbonizado...



Para expulsar toda esa energía, debemos empezar a movilizarla y dejar que salga. Como siempre se aconseja en estos casos, no se trata de cebarse en las emociones que podamos sentir, ni de analizarlas, sino simplemente sentirlas, aceptarlas, perdonarlas y liberarlas. Si para ello te sientes mejor estando solo que rodeado de gente para no descargar contra ellos todas esas emociones, actúa en consecuencia y tómate tu tiempo para poder sentirlas y liberarlas.

Para este ejercicio podéis contar con 3 cantos de ágata de fuego o con uno solo. La colocación del primer cristal será en el 2º chakra. Si tenéis más cantos, el segundo lo colocareis en el hígado y el tercero en el bazo. Estos tres puntos del cuerpo están relacionados. En el bazo es donde se adhieren las energías desencarnadas, los ganchos, toda la energía externa que se haya podido enganchar en el aura.

Si no tenéis más no importa, porque vamos a realizar una triangulación e igualmente funcionará, aunque lógicamente tendrá mucha más fuerza con tres cristales que con uno.

Tumbados, relajados y con los cristales preparados (limpieza, activación y programación), realizaremos varias respiraciones profundas. Seguidamente, nos conectaremos bien a tierra. Importante estar bien anclado a tierra y luego, dejaremos que la energía del Universo entre en nosotros, ya sabéis, desde el corazón estableceremos conexión con nuestro 8º chakra o directamente con la kasha, como lo sintáis más cómodo.

Conectados y preparados, colocamos el primer cristal y los restantes si los tenemos. Ahora, trazaremos una línea recta mentalmente y con forma de hilo de luz desde el 2º chakra hasta el hígado o hasta el 2º cristal. Desde el hígado, línea recta de luz hasta el bazo o 3º cristal y desde el bazo, línea recta de luz hasta el 2º chakra o el 1º cristal.

Esta triangulación potenciará la energía del cristal y actuará sobre los órganos internos, ayudándonos a movilizar las energías estancadas tanto en el 2º chakra, como en el hígado, como en el bazo.

El tiempo mínimo de duración será de 30 minutos y lo realizaremos por 7 dias. Sería aconsejable ir tomando notas día a día sobre cómo nos sentimos y si hay alguna imagen, escena o asunto que haya vuelto a nuestra mente que creíamos estaba olvidado. Ya sabéis, aceptar, perdonar y liberar.

Al finalizar el tiempo diario del ejercicio, activaremos el escudo protector para evitar que nuevas energías se enquisten en nosotros, sobretodo ahora que estamos movilizando la segunda capa. Cuando tenemos explosiones de ira, a veces se producen agujeros en el aura. Estos agujeros son los que usan las energías externas de baja densidad para adherirse. Cuando activamos el escudo protector, protegemos toda nuestra aura impidiendo que ninguna energía se aloje en ellas.

Pues bien, terminado el ejercicio y con el cristal aun colocado en el 2º chakra, proyectaremos como rayos naranjas saliendo desde el cristal haciendo una semicircunferencia sobre nuestra cuerpo boca arriba y otra semicircunferencia en nuestra espalda, de modo que el 2º chakra es el centro. Reafirmaremos nuestro propósito programándolo. Por favor, usad la expresión que mejor os defina, simplemente pongo un ejemplo:

Que este escudo protector impida que energías externas penetren en mi aura 
y puedan manipular mi intención o pensamiento.

Llevad el cristal siempre con vosotros y visualizad a menudo como seguís dentro de esa circunferencia protectora. Puedes repetir el ejercicio de meterte en el círculo las veces que quieras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario