Translate

miércoles, 18 de marzo de 2015

En qué consiste una sesión de sanación con cristales

Como os he comentado, los cristales poseen una vibración muy elevada y sutil que los hace idóneos para actuar en varias dimensiones.

Cuando se produce un malestar en el cuerpo físico, es porque hay algo que está actuando en otro de tus cuerpos. Puede ser en el emocional, en el mental o en el etéreo. Con los cristales podemos acceder a estos otro cuerpos y como cirujanos, eliminar el bloqueo.

En una sesión con cristales, lo primero es relajar el cuerpo físico y tratar de equilibrarlo, pues aquello que esté causando una alteración en él, puede manifestarse de una manera más evidente a los ojos del sanador o si era una causa transitoria, con el primer equilibrado se restablece la armonía.

Seguidamente, se procede a la lectura del aura y visualización de los cuerpos sutiles. Localizar energía estancada, roturas del aura, ganchos, almas desencarnadas, des-armonías...y utilizando los cristales como lo hacían en otro tiempo, operar y realizar la transformación para restablecer el equilibrio.



Además, hay cristales que nos pueden comunicar con nuestros Guías y Maestros, e incluso con nuestra alma y conectar con el estado entre vidas para conocer los aprendizajes que nos propusimos al encarnar. También es posible conocer episodios de vidas pasadas que requieren de una liberación, pues la vivencia pudo ser traumática para el alma y quedar energía alli atrapada que es preciso integrar nuevamente en el aura.

Las posibilidades son infinitas, pues no es la mente del sanador la que actúa, sino que el sanador se pone a disposición de un bien mayor y sólo actúa como medio para que ese Alma reciba la sanación que precisa en ese momento.

Una nueva era da comienzo. Los cristales vuelven a nosotros para hacer lo que en su día hacían, para ayudarnos a elevar nuestras vibraciones y realizar la alquimia necesaria a este nuevo tiempo de luz.

Namasté

No hay comentarios:

Publicar un comentario