Translate

lunes, 5 de enero de 2015

Preparación del cristal (1)

Limpieza


Hay tres pasos fundamentales para trabajar con un cristal: limpieza, activación y programación.

Comenzamos preparando el cristal. Hoy nos centramos en la limpieza. Pero ¿por qué hay que limpiarlos? Si es la primera vez que te acercas a este mundo sin duda te chocará.

Los cristales son energía y la energía puede manifestarse en forma de onda o de vibración, dependiendo del comportamiento del que observa. Ambas formas son igual de correctas. Al mismo tiempo, nosotros también somos energía. Aunque no lo veas, estamos formado por energía y tenemos un campo a nuestro alrededor, te suena algo lo de aura?

Pues bien, tu campo entra en contacto con el campo del cristal y se produce un intercambio. Un cristal que haya pasado por varias manos, estará impregnado de todas las energías con las que se haya cruzado. ¿Y eso es malo? No, no es que sea malo, es que queremos que el cristal trabaje sólo con nuestra energía y que no contenga otras influencias que pudieran no sernos beneficiosas.

Aclarado porqué hay que limpiarlos antes de usarlos, vamos con los métodos. Por favor, esto es igualmente válido para la bisutería, colgantes,...todas las piezas deben ser limpiadas antes de ser utilizadas, ya sean cristales para llevar o para trabajar con ellos.

Métodos:

Reiki

Para aquellos que tienen algún nivel de reiki, es la forma más cómoda y rápida de limpiar un cristal. Primero cortas las energía del cristal tres veces y luego le das reiki. Si tienes más del nivel 2 puedes cortar, hacer chokurei y luego dar reiki. Una vez percibes que el cristal ya ha eliminado todo lo que no era suyo, empieza a integrar tu energía con la del cristal, de forma que vayas viendo como se integran. Una vez termines, tendrás que programar el cristal.

Incienso

Enciende un palo de incienso. Da igual el que elijas, todos funcionan. Los que más limpian son los de Ruda y Cedro, pero el que elijas estára bien.

Pon el cristal en el humo del incienso y visualiza como con el humo saliente se va lo que no pertenece al cristal.

Puede que digas que tu no ves nada. Tranquilo/a, trabajamos con la intención y con la visualización. Tú tienes la intención de limpiar el cristal con este método y al ponerlo en el humo, tú intención junto con tú imaginación, hacen que el cristal se limpie porque estamos diciendo que así sea.

Agua corriente

Para las piezas pulidas o que no están montadas en estructuras, es una forma muy fácil. Abrimos el grifo de agua corriente y ponemos el cristal en nuestra mano debajo del chorro. Visualizamos como el agua va limpiando el cristal y va eliminando todo lo que no le corresponde. Si puedes poner el cristal al sol un par de horas, mejor, así se cargará.

Sal

Para las piezas en bruto no pulidas es mejor no mojarlas, pues el agua las puede acabar partiendo. Lo mejor es poner una cama de sal en un recipiente y poner el cristal encima y dejar 24 horas en el exterior.

Hay más métodos de limpieza y además, cada maestrillo tiene su librillo...lo importante es la intención que pones en lo que haces y que visualices (o imagines) que estás haciendo la limpieza.

Recuerda que después de limpiarlo, debes hacer las fases de activación y programación para que el cristal trabaje como queremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario