Translate

sábado, 3 de enero de 2015

La elección del cristal

Los cristales llegan a nosotros cuando los necesitamos.

Puedes estar en una sala rodeada de ellos y sino es el momento, niguno llamará tu atención. O puede ser que no te puedas resistir a estas magníficas piezas y te quieras hacer con todas o empezas tu propia colección.

Si ha llegado tu momento y quieres trabajar con ellos porque te gustan o simplemente no sabes porqué, pero te atraen, no te resistas.

Hay varias formas de elegir un cristal con el que empezar a trabajar.

1. De acuerdo a sus propiedades

Cada cristal resuena con uno o varios chakras del cuerpo y al mismo tiempo, tienen unas propiedades que puedes aplicar para tu creciemiento. A través de libros o varias páginas en internet, puedes leer las características de los cristales y elegir el que mejor se ajusta a aquello que quieres tratar.


2. Atracción a primera vista

A mi es la opción que más me gusta. Estar atenta a la llamada del cristal...llegas a una tienda o un mercadillo de piedras y hay una colección preciosa frente a ti, pero se te van lo ojos o las manos a una. No tiene porque ser la más grande, cara, bonita...da igual, esa piedra llama tu atención y eso es porque la necesitas. Tus vibraciones responden a las suyas. Si haces caso de tu intuición, debes irte con ella, pues tiene un mensaje y una ayuda para ti.

3. Radiestesia

Es una técnica que se hace con los dedos para preguntar a tu cuerpo si ese cristal es adecuado o no para ti. Para hacerlo, coge tu mano derecha y junta el dedo gordo con el índice, como si fueras a decir ok. Coge ahora tu mano inzquierda y haz otro ok por dentro de la mano derecha. Ahora hazte una pregunta y si la respuesta es SI, los dedos permanecerán unidos fuertemente. Si la respuesta es NO, los dedos se soltarán.

Es importante tirar siempre con la misma fuerza y no ejercer fuerza consciente sobre los dedos. Simplemente dejar la mente en blanco, hacer la pregunta y tirar.

Empieza practicando con preguntas sencillas como: me llamo...(tu nombre) y (otro nombre) para entender la respuesta de tu cuerpo a un hecho certero de otro falso.

Requiere un poquito de práctica, pero luego verás que puedes usar este método para preguntarte cualquier cosa.

4. Péndulo

Si tienes un péndulo, puedes usarlo también para preguntarle por el cristal más adecuado para ti. Puedes preguntarle directamente o pasarlo por encima de una colección de cristales esperando su respuesta.

Lo único importante es que llegue a ti el cristal adecuado para empezar a trabajar y tranquilo/a, sea el que sea el que llegue a ti, será el adecuado. Que no te quepa duda. Las casualidades no existen, las sincronicidades si. Todo tiene su porqué aunque no lo entendamos en ese momento.

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo. Cada piedra o cristal te hace sentir cosas distintas. Incluso cada día o para cada momento hay un cristal. En un mundo impresionante.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Cleopatra. Nos adentramos en un mundo maravilloso. Espero compartir impresiones contigo en proximos post

    ResponderEliminar